FacebookTwitterGoogle+

Yuliana está de regreso

• La joven antioqueña, de 20 años, regresó de Estados Unidos, con el propósito de retomar su carrera profesional
• Yuli se pone a punto en Medellín, de cara a sus próximas competencias
• Es una de las cartas paisas para los Juegos Nacionales de 2019

O.P.LAT. (septiembre 20 de 2018) Mucho se habló del talento y proyección de la joven antioqueña Yuliana Monroy Betancur, quien se cansó de cosechar títulos nacionales e internacionales para el tenis paisa y el País.

En su etapa como juvenil, “Yuli” se consolidó como una de las mejores de Colombia, clasificando a Campeonatos Mundiales por Equipos; fue protagonista del Circuito Mundial Júnior, con títulos en Bolivia, Ecuador y Honduras, y finalista en el Suramericano Individual de 2015, resultados que le permitieron alcanzar la posición 69 del Escalafón ITF.

Su nivel trascendió al Circuito WTA, donde tampoco desentonó. Fue semifinalista del Futuro de diez mil dólares de Bogotá, en 2014, y alcanzó los cuartos de final en Futuros de Pereira, Bogotá y Medellín, en el 2015, con lo que logró ingresar al Ranking Mundial Profesional, en la casilla 990.

La falta de recursos económicos para afrontar su carrera profesional, la obligó a buscar otras alternativas, entre ellas, una beca universitaria en los Estados Unidos. La rigurosidad del reglamento de la NCCA (Asociación encargada de regir los destinos del Tenis Universitario en USA), solo le permitió ingresar al Sistema Júnior College, para posteriormente ascender al Circuito de División 1. Este proceso requiere 60 créditos académicos, que se consiguen en aproximadamente dos años, y mantener un alto puntaje UTR.

Su primer año lo pasó en ASA Miami, donde desafortunadamente, no vivió las mejores experiencias. “La beca no fue como lo esperaba; las jugadoras del equipo dormíamos en un hotel y los horarios de alimentación no eran acordes a las necesidades de los deportistas. Además, perdí tiempo, ya que sólo me dediqué a estudiar inglés”, manifestó Yuliana, de regreso a casa.

Para el segundo año, las condiciones mejoraron; su traslado a Eastern Florida State College, en la ciudad de Melbourne, le favorecieron, no sólo en calidad de vida, sino también en el aspecto deportivo. Después de muchos años, su equipo logró la clasificación a los Nacionales, y ella se consolidó como la raqueta número uno del estado de La Florida, y la número tres en los Estados Unidos, en la división de Junior College.

Con este panorama, las ofertas en División 1 no se hicieron esperar; sin embargo, este sueño se vio truncado, ya que no logró completar los créditos requeridos, y al perder el derecho de elegibilidad por parte de la NCAA, no se le permitía competir durante los próximos seis meses. Para completar, la Universidad determinó suspenderle la beca completa.

Yuliana siempre soñó con regresar a su tierra. “No todo el mundo se adapta al estilo de vida en los Estados Unidos; por eso siempre añoré con volver a Colombia, una vez terminara mi carrera, y regresar al Circuito Profesional”. Y este deseo se adelantó. “Ahora mi prioridad es retomar mi forma física y deportiva, para afrontar de la mejor manera la competencia, que cada vez es más dura”.

Monroy, que hoy cumple 20 años, adelanta sus entrenamientos, bajo la lupa de la Liga, y sólo espera que los torneos Futuros de Colombia, programados para las ciudades de Cúcuta y Bogotá, no se cancelen, y así volver a su estado natural que es la competencia internacional.

Volver arribaVolver arriba